Descripción del proyecto

Jamile

Quién no se acuerda de sus 15 años? Para los chicos a lo mejor no es tan significativo, quizás ellos esperan con más ansia los 18 para poder aprender a conducir, pero a las chicas, por lo menos a las de la época de nuestras madres y abuelas lo de que te cantasen aquello de 15 años tiene mi amooooor…hacía ilusión. En mis 15 Modestia Aparte cantaba “ con tus 15 años toda una mujeeeeeer”…así que sí, definitivamente esa cifra tiene algo que inspira a los artistas.

Cuando Diuris, la mamá, nos contó la idea que tenía para celebrar el cumpleaños de su quinceañera nos encantó: quería hacer una sesión de reportaje en exteriores de Jamile para que se proyectase en su fiesta de cumpleaños. El reportaje no iba a ser una sorpresa, pero el resultado sí.

Cuando conocimos a Jamile, la protagonista de esta historia, fue un flechazo, es guapa, muy guapa, guapísima, pero no sólo por fuera, sino por cómo es, cariñosa, dulce y muy buena amiga.

Con los nervios de adolescente se fueron con Carlos a San Cristóbal, otro de nuestros sitios especiales para hacer fotos en la naturaleza. Allí pasaron una tarde divertida, en la que hubo sonrisas, risas y emociones de mamá orgullosa de ver crecer a su hija.

Y el día de la celebración llegó, y como yo aún tengo a mi quinceañera dentro, me lo pedí. Llegué pronto al Pazo do Monte donde iban a cenar y compartir bailes y diversión sus amigos y familiares.

Las niñas fueron las primeras en llegar, impacientes por ver a su amiga convertida en una princesa, llegando en coche con un preciosísimo vestido azul subida a unos zapatos imposibles que ella sabe llevar estupendamente.

Jamile, con su carácter encantador estuvo pendiente de recibir y atender a sus invitados, a mí y a todos los que allí estábamos.

Una emocionada Diuris le cambió los zapatos y le hizo un regalo de un anillo con mucho significado. Después le ayudó a abrir todos los regalos que recibió ese día, incluida una mini Jamile con su corona y todo.

La proyección de las fotografías de la sesión previa fue un éxito, las niñas se emocionaron, pero sobre todo la protagonista y la abuela, que se fundió en un abrazo precioso con todos sus nietos, rodeada de cariño y amor.

Hubo baile, hubo fotos, hubo coreografías, hubo tarta de color azul como el vestido, hubo velas y muchos detalles personalizados que hicieron de la ceremonia y todo el cumpleaños un día inolvidable.

Felicidades Jamile, sigue siendo como eres, guapa por fuera pero sobre todo por dentro!!!!