Descripción del proyecto

Cristina y Ángel

Muchas veces en este blog hemos hablado del destino. De cómo pequeñas casualidades o decisiones que tomamos nos llevan por un camino diferente al esperado y acabamos lejos de nuestra casa pero siendo muy muy felices.

Cristina es de Lugo, de una zona ganadera en la que prácticamente todos se conocen. Consciente de sus raíces, cuando Ángel y ella decidieron casarse lo tuvieron claro: la ceremonia sería en la pequeña iglesia de Celeiro de Mariñaos, muy cerca de la casa de los padres de Cristina, y cuidada y restaurada con mimo por su vecina María, que con toda su voluntad y recursos impide que la iglesia se cierre y caiga en el olvido.

Así que el 1 de septiembre, con el verano todavía flotando en el ambiente, una temperatura envidiable y un cielo azul, nos fuimos a su boda de mañana.

La novia guapísima, con el punto justo de equilibrio entre los nervios y la emoción. El novio guapísimo, bromeando con sus hermanos y aportando mucha templanza. Los niños de arras para comérselos, muy simpáticos y revoltosos. Y la ceremonia preciosa, con participaciones de familia y amigos que se pasó volando.

Tras las fotos de grupo en el altar y la firma de los testigos a los que obsequiaron los novios con un bolígrafo personalizado, salimos al atrio donde tras el bombardeo de pétalos y arroz, todos los invitados felicitaron a los recién casados.

El convite iba a celebrarse en la Finca Galea, un entorno incomparable, así que no lo pensamos, era el sitio perfecto para la sesión…

Mientras iban llegando los invitados fuimos dando un paseo por los jardines, las cascadas, los caminos, las islas…reafirmándonos una vez más en cuánto nos gusta nuestro trabajo.

Nos reunimos con el resto de la boda llegando a través de un puente decorado con un gusto excelente muy al estilo japonés. Allí nos comportamos como camareros robando fotos y disfrutando de momentos muy divertidos con los niños que no pudieron esperar para estrenar el atrezzo del photocall.

Terminamos con una fotografía de todos juntos en el césped, un recuerdo muy especial que cada vez nos pedís más y que hace del final del cóctel uno de los momento más memorables de la celebración.

Enhorabuena Cristina y Ángel, muchas gracias por contar con nosotros desde Madrid, que disfrutéis mucho vuestro álbum porque quedó precioso!!!