La luz en la fotografía

Quizás a muchos os sorprenda lo que etimológicamente significa la palabra fotografía. Fotografía significa escribir o grabar con luz: photo significa luz y grapho significa grabar. La luz es lo que nos permite percibir el volumen, formas y el color de los objetos. De ahí,  la importancia de la luz en la fotografía. Porque una imagen es la huella de la luz que reflejan los objetos.

El interés de una fotografía está ligado al tipo de iluminación que recibe una escena, que será más importante que lo que vayamos a fotografiar. La luz es la protagonista de nuestras fotografías. En fotografía, la luz es TODO, y su principal proveedor es el sol.

La cámara y el objetivo no son suficientes. Ocurre que lo que el ojo humano ve con claridad una cámara fotográfica te muestra que no hay luz suficiente. ¿Cuántas veces hemos hecho una foto en un interior (por ejemplo) donde podemos ver con claridad los objetos o personas y al hacer la fotografía esta resulta oscura y no podemos percibir lo fotografiado con claridad?

la importancia de la luz en la fotografía

La luz varía a lo largo del día y ello influye en que el resultado final de una fotografía dependiendo de la hora en la que se realice sea uno u otro, una fotografía fría o una fotografía cálida. Ello es debido a la temperatura de color de la luz. Cuanto mayor es la temperatura de color, la luz tenderá a los tonos azulados, y tiende a tonalidades rojizas cuanto menor sea la temperatura. Para corregirlo, si estamos usando películas fotosensibles tenemos que ayudarnos de correctores de color, y en el caso de la fotografía digital hay que emplear el balance de blancos que son los que equilibran el mismo.

Otra parte que un fotógrafo debe diferenciar es la luminosidad existente o intensidad del color, que nunca hay que confundirlo con la temperatura de la luz. La intensidad del color sólo se corrige con fotómetros que nos darán unos valores apropiados de diafragma y velocidad para conseguir una correcta exposición.

luz fotografía

Son muchos los retos a los que debe enfrentarse un fotógrafo y sólo el estudio, la práctica y la experiencia logrará que pueda manipular la luz de manera intuitiva. El mayor reto de un fotógrafo es dominar la iluminación. La importancia de un buen equipo fotográfico dotado de diferentes flashes se hace fundamental. Y sólo un buen fotógrafo domina la luz por completo y la convierte  en sentimientos retratables, la siente, posee la destreza de transformarla en cualquier forma, entiende el comportamiento de la luz en cada situación en el día a día.

Sin la existencia de la luz, la fotografía no podría existir.

Carlos y María fotógrafos, fotógrafos en Ferrol y Narón.